Dedicación a la providencia

Amaba jugar con rima entonada, entrelazar mis fantasías en verso,

porque mientras caminaba mis palabras repicaban tanto

como una campana que apenas lo creía,

mis rimas eran onduladas como un arroyo,

mis stanzas brotaban como retoños alegres:

y por eso sueño que este libro sea la vacación de un versista.
Las hojas de palma se atigran en el fuego de puestas de sol esplendorosas en el mar,

el crepúsculo es una bruma lila que impulsa a las estrellas a apuñalar ansiosamente…

¡Oh, Tierra de Canción!, ¡oh, clima dorado!
¡Oh, feliz soy de que mi obra sea puesta en escena!

Por favor tomen este tributo de mis rimas: la vacación de un versista.
traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *