Tres esposas

Jones dijo: “Estoy contento de que mi esposa no sea inteligente,

su intelecto es de segunda categoría.

Si fuera ingeniosa jamás me hubiese dado una oportunidad de centellear,

pero cubre mi esfuerzo humorístico y me hace parecer como un mente-podrida”.

 

Smith dijo: “Estoy contento de que mi esposa no tenga belleza,

porque si tuviera el encanto de una sirena, y escatimara su obligación doméstica,

me temo que me volvería loco: porque soy uno de esos tristes tipos

que son irracionalmente celosos”

Brown dijo: “Se que mi esposa no tiene ingenio, ni es muy larga en apariencias,

tampoco tiene carácter ni es bella, pero ¡oh, cómo cocina divinamente!

Ustedes, muchachos, deberían venir a comer alguna noche, verán que mi muchacha es una ganadora”.

 

Entonces es importante en nuestras vidas
(exagerando más o menos), estar contentos con nuestras esposas

y premiar las virtudes que ellas poseen,

y con desaprobación dar la espalda a todas las cualidades que carecen.

 

traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *