Maestro olvidado

Mientras contemplas más allá de la bahía

con tal palidez en tus ojos, tú, que has salido de tu día

viendo salir otras estrellas, por más escaso que sea tu abrazo a la vida,

quieto sueñas junto al mar.
¡Nosotros, compañeros!, podemos vivir demasiado,

sabes que los mejores de nosotros mueren,
el eco de tu canción pareja silencia el cielo oscurecido…

Pero tu grandeza sería menor si apreciaras la amargura.

Estoy seguro de que no te importa aunque la chusma gire sus pulgares hacia abajo,

tú puedes soportar su abandono, sabiendo que has ganado tu corona,

orgullosamente dado lo mejor de ti…

Maeterlinck, deja a Dios el resto.

 

traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *