Ignorancia

Oh, feliz el que no puede ver con ojos científicos,

que no sabe cómo crecen las flores y no es un planeta sabio,

contento de hallarse con mentes simples y felices como son:

para quien una rosa es sólo una rosa, una estrella –una estrella-.

No es bueno, estimo, criar cosas más allá de nuestro conocimiento,

viviría y moriría un rústico, lejos de los hombres aprendidos,

y reír y cantar con brío primaveral en la escena exultante de la vida,
porque en vano sería mi filosofía, ¿y qué significa el significado?

Estoy hablando decadente, en realidad no soy tan tonto como aparento

pero la felicidad, oscuramente creo, es lo que cuenta en el final.

Educarse es dilatar los nervios del dolor:

así déjenos abandonar libros y vivir como ciervos nuevamente.
Lo mejor de la sabiduría es seguramente no ser demasiado sabio,

¿porque no debería el pensamiento ser tenso de maldad,

y la verdad menos amable que las mentiras?
Entonces déjenme alabar los días dorados en que tocaba una guitarra alegre,

y estimaba que una rosa era sólo una rosa, una estrella –una estrella-.

 

traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *