Exito

Me preguntas a qué le llamo éxito, ¿es –me pregunto- felicidad?

No es riqueza, no es fama, no es rango, no es poder ni nombre honorable.

No es el triunfo en las Artes, libros best sellers o roles de liderazgo.

No son los aplausos de la multitud, el flameo de banderas, procesiones orgullosas.

Los panegíricos de la prensa sólo son el espejo del éxito.

Puedes tenerlos a todos, mi amigo, y aún ser un fracaso al final.

He conocido orgullosos presidentes de bancos que se hicieron camino luchando desde los rangos,

y líderes partidarios de renombre que jugaban como muchachos en asentamientos irregulares.
Fuertes hombres autodidactas, aún buscando rastros de bondad en cualquier rostro,

propósito sombrío, tal vez maestría, aún nunca dulce serenidad,

jamás contento, pensamientos que bendicen, aquella madura alegría es éxito.
Los felices buscan un hogar humilde, bastante pobres en bienes aunque ricos en alegría,

y veo un hombre de arcilla común observando jugar a sus pequeños,

un tipo sonriente lleno de ánimo, salud, fuerza y fe que se burla del temor,

que para su felicidad confía en las alegrías que iluminan en otros ojos,
Ama su hogar y a ninguno envidia… ¿Quién es más feliz bajo el sol?

Sí, aunque camine por senderos bajos, el brillante éxito coronará sus días.
traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *