Enfermedades

No puedo engullir mi comida como ustedes porque mis dientes son escasos y débiles,

pero tengo que mascar, mascar y mascar como pueden ver,

aún cada bocado parece tan bueno que no lo apuraría si pudiera,

y así salivo mi comida con éxtasis.

 

Gasto mi pasta con sentido común porque mi bolso está pobre de dinero,

y vivo sin la menor pretensión en simple estado,

las cosas que no puedo comprar pueden acelerarse el día que tenga que morir,

tan complacido estoy con la pobreza y bendigo mi destino.

Porque mi corazón está cansado, ya no seré despedido por la loca pasión,

ni inspirado por ambiciosa esperanza como en mi juventud,

estoy contento de sentarme y descansar, y probar que lo último de la vida es lo mejor,

y ponderar santamente con animoso entusiasmo alguna verdad.

Porque no puede hacer las cosas que solía, me aferro al confort que me rodea,

y del duro trabajo del mercado traigo mi rica liberación,

entonces doy la bienvenida a la vejez con mente tranquila,
incluso las enfermedades son amables, y en nuestra fragilidad

podemos encontrar la corona de paz de la vida.
traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *