Canción de la tienda de tragos

Bebo mi relleno de cerveza espumosa, canto una canción,

cuento una historia, toco el violín,

mi garganta está crónicamente seca,

sin embargo soy una especie de sabio, y la vida es mi criba.

¡Porque míren! Elevo mi brazo para beber, un acto voluntario, pensarán

(no, Señor, está sonriendo), está equivocado:

esta jarra de cerveza que he tragado hasta el fondo

fue pre-ordenada desde el comienzo del Tiempo.

¡Pero quédese! Soy yo quien me equivoco, porque el Tiempo no tiene nacimiento,

siempre ha sido, siempre será, y aunque mi acto parezca trivial

su repercusión jamás perecerá a lo largo de los años.

Condicionará las épocas desde ahora, pero su más urgente consecuencia

no podrá ser negada, Señor, es que debería ser llenada nuevamente

para estimular mi cerebro filosófico, si usted la va a comprar, Señor.

No hay grandeza, no hay pequeñez, el destino hace un tapiz de todo,

cada puntada es necesaria… ¡Sean alabados los dioses!

Aquel barman manipula su grifo espumante, mi ruego es escuchado.

Dos tanques espumantes repletos y pronto, ¡ah!, no demasiado pronto

estarán apagando nuestra sed.

¡Cerveza, compañero! No sueña que tal vez esté haciendo blandamente una página de historia.
Porque Señor, fue ordenado que usted me compre un trago (o quizá dos)

desde tiempos antiguos,  y sin dudas nuestro encuentro está predestinado
a afectar la amable historia cósmica de la Tierra.
El insondable, eterno Pasado; el infinitamente vasto Futuro,

los dos nos estamos vinculando,

celebremos certeramente este momento de Destino inmortal bebiendo, bebiendo.
Pero aunque arroje una jarra abundante, amable extranjero,

no piense que soy un ciego para la Verdad…

¿Otra? Gracias, no rehusaré, soy un bebedor, si prefiere,
pero no un borracho. ¡Una bonita distinción…!

Bueno, la vida es buena, sólo déme cerveza, rica comida grasienta,

y déjeme chapucear, suficiente de aburrida filosofía,
esta noche nos divertiremos, estaremos felices…

Adiós, estafador, estafador de cerveza.
traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *