Calmante siniestro

Dices que soy esclavo del destino, atado por leyes inalterables.

Yo escucho pero odio tus palabras, tu condenable efecto y causa.

Si no hay esperanza de una feliz oportunidad dame la bendición de la ignorancia.
Dices que mi vida termina con la tumba;

este cerebro, mi máquina de pensar, se pudrirá,

las millones de celulas que ocupan mi personalidad y pensamiento,

en términos del destructor de la oscuridad, proveerán un banquete para el gusano.
Dices, aún cuando brote tu sabiduría, a la cual soy irreconciliable,

mi mente lo admite, mi corazón se rebela…

¡Oh, déjame escucharlo como un niño, quien habló con aliento bendito desde un banco de trabajo en Nazaret!
traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *