Los vagabundos

Recuerdas, querido camarada, cuando vagamos juntos por la tierra de Dios,

y cantamos la vieja, vieja canción de la Tierra, porque nuestra juventud era muy dulce,

cuando bebimos, peleamos y codiciamos, mientras nos burlábamos de atar,

a lo largo del camino a Ninguna parte, el ancho mundo a nuestros pies.

 

A lo largo del camino a Ninguna parte, donde cada día tenía su historia
cuando el tiempo aún era nuestro vasallo, y la chanza de la vida aún no había sido robada,

cuando la paz insondable rellenaba nuestros corazones mientras,

bañados en gloria de ambar, a lo largo del camino a Ninguna parte observamos palidecer atardeceres.
¡Compañeros! El camino a Ninguna Parte está plagado de desastre,

hay hambre, necesidad y cansancio, ¡pero oh, lo amamos tanto!
Mientras en él vagábamos exultantes, y ningún hombre era nuestro señor,

y ningún hombre adivinaba cuáles eran nuestros sueños,

mientras nos balanceábamos sobre nuestros pies y talones,

vagamos por el camino a Ninguna Parte, el mágico camino a Ninguna Parte,

el trágico camino a Ninguna Parte, aquellos oscuros y queridos años que han pasado.

 

traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *