No recordados

Conozco un jardín donde brillan los lirios, y uno que está allí a la luz del sol,

ella es mucho más linda que el lirio blanco robado,

¡y oh, sus ojos están iluminados como un sueño celestial!

Conozco una buhardilla, fría, oscura y espantosa,

y uno que trabaja y trabaja con la pluma sin descanso,

hasta que sus bravos, tristes ojos se cansan,

entonces él busca las estrellas, pálido, silencioso como un vidente.

Y ah, es extraño, porque desolado y oscuro, entre aquellos dos gira un ancho océano,

aún él está en el jardín a su lado, y ella está en la buhardilla, allí con él.

 

traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *