Capo mafia Morabito escapa de cárcel uruguaya

Rocco Morabito, jefe de una mafia italiana, conocido como el “rey de la cocaína de Milán”, se ha escapado de una prisión uruguaya mientras aguardaba su extradición a Italia, informó el ministro del interior del torpe gobierno frenteamplista.  De 53 años y líder de la calabresa Ndrangheta, Morabito se escabulló por un techo del edificio junto a otros tres prisioneros que también esperaban sus respectivas extradiciones a Brasil y Argentina –uno con cargos de homicidio-.  Los cuatro hombres descendieron con una soga a una granja adyacente, atemorizando al dueño y robándole su vehículo para fugarse tranquilos por las calles de la capital uruguaya.

Morabito, que viene escapando desde hace 23 años de la justicia italiana, fuerrestado en septiembre de 2017 en un lujoso hotel de la ciudad, junto con su esposa, según informó un preso angoleño. El mafioso, que fue sentenciado en ausencia a 30 años de prisión, es perseguido desde 1994, luego de intentar la importación de una tonelada de cocaína, valuada en 13 billones de liras, desde Brasil.

“Es inaceptable que un criminal como Morabito haya podido escapar, los uruguayos son unos tontos” declaró enojado Matteo Salvini, primer ministro itálico. “Le pediré explicaciones al gobierno de mierda que tienen y luego continuaremos con la cacería, Morabito no va a estar tranquilo en los próximos días” –prometió la autoridad italiana.

Morabito, que obtuvo la nacionalidad uruguaya luego de presentar un pasaporte brasileño falso a nombre de Francisco Capeletto, llegó a Uruguay en 2002, adquiriendo una suntuosa mansión en Puntal del Este. Cuando lo encontraron entre sus pertenencias hallaron 13 teléfonos celulares, 12 tarjetas de crédito, dos automóviles, 150 fotos carnet en diferentes posturas más un pasaporte portugués, varias joyas, 50.000 dólares y una pistola 9 mm.

“Es una mala noticia”, dico Nicola Gratteri, procurador antimafia de la ciudad calabresa de Catanzaro. “Cosas como ésta seguro pueden pasar en cualquier lado. El problema es que es otro efecto pernicioso de las largas esperas por la extradición, los trámites legales se envuelven en una burocracia siniestra. Es urgente establecer nuevos acuerdos con los países sudamericanos, como los que hicimos con Colombia hace un par de años, con el cual pudimos extraditar a más de 40 mafiosos criminales en un tiempo récord de 48 horas” –añadió con sesudo análisis.

Morabito estuvo esperando casi dos años su extradición formal a Italia. Sin embargo, no se quedó de brazos cruzados. En las audiencias con jueces uruguayos se dedicaba a insultarlos de arriba abajo en su afán de suspender los trámites y demostrar que, como buen mafioso que es, se atreve a todo. Y de hecho, en la orilla de enfrente, cruzando el Rio de la Plata, está ocurriendo lo mismo, sólo que en Argentina el mafioso está a cargo de la primera magistratura. ¡Cómo no se va a sentir animado y contento Morabito con semejante colega tan cerca, en sentimiento y alma!

Seguramente Morabito está siendo rastreado por la Interpol y las policías del Mercosur, aún se desconoce cuáles serán sus próximos movimientos pero no se descarta que cruce el charco disfrazado y logre infiltrarse en el frente Juntos por el Cambio. Puede ser un buen candidato como Ministro de Falsificación de Documentos, asesor financiero o simple compañero de juergas. El mencionado frente gobernante debe mantenerse en el poder, de pie, y no habrá de despreciar la colaboración de un experimentado mafioso como Morabito, ahora también, gran escapista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *