Trump y la fundición de Estados Unidos

Hace bastante que la censura y la arbitrariedad, junto con la estupidez y la más abyecta avaricia, se campean por la Casa Blanca. Hace mucho que las redes sociales y los medios informativos del establishment pretenden imponer el individualismo neoliberal como filosofía por excelencia del siglo 21. Los crímenes que perpetra Israel diariamente son tapados y ocultados para difundir patéticas mentiras sobre el gobierno venezolano o iraní. Los verdaderos tiranos del mundo son Trump, su perro Netanyahu, y todos los líderes lameculos latinoamericanos que se agachan ante sus movidas y proyectos imperiales.  En este humilde artículo venimos a desmentir la extendida creencia de que Trump recuperó a la economía de Estados Unidos, que su gobierno es venerado y aplaudido, que bajó notablemente el desempleo y que a las empresas yanquis les va bárbaro. Puras patrañas que sólo se pueden difundir por la cloaca de CNN o de cualquier medio afín.

De acuerdo con datos del IEE (Instituto de Estadística Estadounidense), el número de estadounidenses sin trabajo ha sobrepasado los cien millones de personas, excediendo las cifras de la Gran Recesión de 2008 y 2009. El periodista Michael Snyder reportó que casi 102 millones de yanquis carecen de trabajo en la actualidad. Las reclamaciones de beneficios estatales por desempleo crecieron de 37.000 a 230.000 en la semana que terminó el 20 de abril, según el Departamento de Trabajo. El aumento fue el mayor desde principios de septiembre de 2017. Se agrava el asunto al recordar que durante la última década los legisladores de todo el país han hecho más dificultoso solicitar beneficios por desempleo y han reducido el tiempo durante el cual pueden recibirlos los cesantes.

Durante la última década, el número de estadounidenses que se encuentran en la categoría de “desempleados” ha disminuido constantemente, pero el número de estadounidenses “que no forman parte de la fuerza laboral” ha ido en más rápido incremento. En ambos casos se trata de estadounidenses que no tienen trabajo. Es sólo una cuestión de cómo el gobierno federal decide categorizar a esos individuos. En estos momentos se publica que sólo existen 6,2 millones de estadounidenses oficialmente “desempleados”, pero esto es tan sólo la mitad de la historia. Los principales medios de comunicación raramente mencionan el número de estadounidenses categorizados como “no en la fuerza laboral” que ha crecido exponencialmente desde la última recesión. En este momento, esa cifra es de 95,577 millones. Cuando se suman 6,2 millones de “oficialmente desempleados” a 95,577 millones de estadounidenses categorizados como “no en la fuerza laboral”, se obtiene el total de casi 102 millones de estadounidenses que no tienen trabajo en este momento.

Según John Williams, de la firma shadowstats.com que rastrea cuál sería la cifra real de empleo si se utilizaran cifras adecuadas, la tasa real de desempleo en Estados Unidos en este momento es del 21,2 %. Un indicador que shadowstats.com prefiere tomar en cuenta es la tasa de participación de la fuerza laboral civil, que en esencia refiere el porcentaje de la población económicamente activa que está realmente involucrada en la fuerza laboral.

Lo cierto es que la economía de Estados Unidos se está desacelerando rápidamente una vez más, y la mayoría de los estadounidenses no está preparada para lo que está por venir. Cuando un estadounidense en edad de trabajar no tiene trabajo, las estadísticas lo incluyen en una de dos categorías diferentes. O bien se los clasifica como “desempleado” o como “no está en la fuerza laboral”. Pero usted tiene que sumar ambas categorías para obtener el número total de estadounidenses sin trabajo. Nadie lo dice, es terrible y es verdad, y entretanto, Trump saca a pasear a su perro judío para que sigan haciendo un mundo invivible y una humanidad inhumana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *