Tom Paine

Thomas Paine fue un inglés que sangró por libertad,

pero aunque su lucha lejos estuvo de ser en vano murió en la pobreza:

aunque algunos son de pensamiento sobrio fue debido a la bebida.
Y así esto es lo que me atrae: Cobbet, un amigo,

lo amó tanto que cruzó el hosco mar hasta la rígida y tosca New Rochelle,
con nada para decir: ‘¡No se lo lleven de nosotros!’ El violó la tumba de Thomas.
Y en su biblioteca puso aquellos huesos tan penosamente idos,

no dudo de que sus ojos estaban húmedos al sondear aquel esqueleto.

Aquella sonriente calavera de la cual en temporada emergió la edad de la razón.

Entonces Cobbet a su turno dejó al muerto

y los tonos de la subasta sobre sus muebles dijeron rudamente:

‘¿Quién quiere sus malditos huesos?’

Nadie los quiso, entonces fueron esparcidos y Dios sabe dónde están.

Un amigo de Franklin y de Pitt, vivió una vida tormentosa,

él iluminó la llama de la libertad, y convocó a los derechos del hombre.

Aún los peregrinos desde Vermont y Maine, en adoración del héroe

persiguen en vano los huesos de Thomas Paine.

 

traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *