La tierra de más allá

¿Han escuchado alguna vez de la tierra de más allá, aquellos sueños a las puertas del día?

Seductora se encuentra en las faldas de los cielos, y siempre más allá, seductora llama:

Oh, ustedes, los mortificados del yugo, y ustedes, los enamorados del surco,

con silla de montar y manada, por las paletas y el rastro, ¡vayan a la tierra de más allá!

¿Alguna vez se han parado donde anidan los silencios y comienzan los vastos horizontes,

en el amanecer del día para contemplar a lo lejos la meta por la cual deberían esforzarse y conquistar?
¡Pero ah! En la noche cuando ganan la altura, con la vasta piscina del cielo salpicada de estrellas,

lejos y brillante, como un valle de ensueño, aún se burla de ustedes la tierra de más allá.

¡Gracias a Dios!, siempre hay una tierra de más allá para nosotros que somos fieles al rastro,

una visión para seguir, un pico atrayente, una lejanía que jamás fallará,

un orgullo en nuestra alma que se burla ante una meta,
una hombría que se fastidia ante una cadena, e intenten cómo lo haremos,

siempre inalcanzable, contémplenla, ¡nuestra tierra de más allá!

 

traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *