El sueño

Will dijo: “Me quedaré y trabajaré la tierra“. Jack dijo: “Yo navegaré por el mar“.
Así uno salió al camino con un bolso en la mano y el otro con el arado.

 

Se reunieron nuevamente en Navidad y estaban los dos anhelantes.

Jack dijo: “Eres afortunado de estar aquí”. Will dijo: “Te envidio.
Porque en tus ojos veo una luz de las costas tropicales brillando
”.

Jack dijo: “No necesitas envidiarme, porque aún tienes el sueño.
El sueño que me sedujo al mar, era brillante como el paraíso,

pero más bello que el recuerdo que ves en mis ojos.
Entonces si compartes mi loca urgencia de vagar en tierras extranjeras

toma mi bolso esperando allí y yo me quedaré en casa”.
* * * * * * * *
Así, mientras los años destinaron a Will a sembrar la sobria marga,

los ojos de Jack están aún estrellados en elevadas montañas de espuma.
 

traducción: Hugo Müller

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *