La balada del cuchillo del pan

Una pequeña niña estaba sentada sobre las rodillas de su madre,

y por sus mejillas caían lágrimas amargas.

Y mientras tristemente oía escuché este tierno llanto

hasta que era pronunciado con una voz muy suave y baja.

 

“No culpable” -dijo el jurado y el juez dijo “déjenla libre,

pero recuerden que no debe volver a ocurrir.

Y la próxima vez deben escuchar el llanto de su pequeña hija”,

luego toda la corte se reunión en este refrán:
Coro: “Por favor Madre, no acuchilles a Padre con el cuchillo del pan,

recuerda, fue un regalo de tu casamiento.

Pero si debes acuchillar a Padre con el cuchillo del pan,

por favor, Madre, usa otro para el pan”.
traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *