Conductor de vieja locomotora

Por veinticinco años conduje un famoso tren,

pero ahora mi hechizo de velocidad está hecho,

ya no forzaré más mi visión por las vías vírgenes, los rieles brillantes:

mi mano se afloja sobre el acelerador, mi visión falla.

Ya no urgiré más mi corcel de acero a través de noches hostiles,

ya no sentiré el dominio sobre el poder monstruoso.
Extraño el susurro del vapor gigante, el tintineo, el rugido,

ya no escucharé más la agonía de los frenos que aúllan.

Oh, he sostenido en mi mano millones de vidas,

y ahora mi hijo toma el comando y conduce orgullosamente,

mientras desde mi cabaña observo nostálgico su tren,

y saludo y saludo y parece que me veo en la locomotora nuevamente.

 

traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *