El sombrero

Vi un sombrero en una tienda de la ciudad que en mi fantasía era un golpe,

dí mi salario para comprar la paja, e hice uno parecido.

Me lo puse en la bonita ciudad, oh, estaba orgullosa a pesar de lo pobre que era.

Las doncellas me miraban con aprobación, las muchachas me miraban con un suspiro.
Lo usé en domingo para la misa, las otras muchachas usaban pañuelos.

Las ví observar oscuramente y pasar con hoscas sonrisas, con ocultas lástimas.
Y entonces huí sollozando miedo, pero ellas me acecharon en la calle,

y quitaron el sombrero de mi cabeza, y lo pisotearon destrozándolo.
Yo busqué la iglesia, mi congoja era salvaje, y me senté junto a la tumba de mi madre:

… Jamás lloré por un niño frío como la arcilla como lloré por aquel sombrero arruinado.

 

traducción: Hugo Müller

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *