El camino solitario

Tú, que conoces el camino solitario estarías dispuesto a seguirlo,

aunque conduzca a la gloria o a la oscuridad del pozo.
Tú, que tomas el camino solitario, dile adiós a tu amor,

el camino solitario, sigue el camino solitario hasta que mueras.

Los caminos del mundo son incontables, y la mayoría han sido recorridos,

tú andas tras los talones de varios, hasta que llegas donde los senderos se dividen,

y uno se encuentra seguro en la luz del sol, y el otro es pálido y espantoso,

sin embargo miras de reojo el camino solitario, y el camino solitario te seduce a intentarlo.

Y de algún modo estás cansado de la autopista, con su ruido y sus fáciles necesidades,

y buscas el riesgo del camino del costado, y no te importa a dónde conduce.

Y a veces conduce al desierto, y la lengua se hincha fuera de la boca,

y te tambaleas ciego hacia el espejismo para morir de una sed burlona.

Y a veces conduce a la montaña, a la luz del campamento solitario,

y roes tu cinturón en la angustia del deseo divino de hambre.

Y a veces conduce al sur, al pantano donde brilla la orquídea,

y desvarías hacia tu tumba con la fiebre, y ellos roban el cadáver por sus ropas.

Y a veces conduce al norte, y el escorbuto afloja tus huesos,

y tu carne se abolla como una masilla, y escupes tus dientes como piedras.

Y a veces conduce a un arrecife de coral en el lavado de un mar agitado,

y te sientas y contemplas el reverbero vacío donde las gaviotas esperan codiciosamente.
Y a veces conduce a un camino del Artico, y la nieve donde tus pies se congelan,

y cortas la arcilla inútil y te arrastras sobre tus manos y rodillas.

Con frecuencia conduce a un pozo muerto, siempre conduce al dolor,

por los huesos de tus hermanos lo conoces pero oh, estás dispuesto a seguirlo.

Por tus huesos ellos seguirán detrás de ti, hasta que los caminos del mundo sean planos.

 

Dile adiós a tu cariño, dile adiós a un amigo,

el camino solitario, sigue el camino solitario hasta el fin.

No te retrases ni tengas miedo, elegido de los verdaderos,

amante del camino solitario, el camino solitario te espera.

 

traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *