Oración

Hablas de orar y eso, bueno, simplemente no sé cómo,
supongo que tengo tanta religión como una vaca.
Peleo, bebo y juro, con frecuencia me elevo al infierno rojo
pero nunca dije una oración en todos mis días.

Soy honesto, suficientemente derecho, no tengo archivos criminales,
sólo soy un duro portuario y aún… aún a veces, si sucede que encuentro
a mi lado la puerta de una iglesia abierta lo más probable es que me deslice adentro.

Se siente mucha paz allí, simplemente sentado en un banco,
hay algo en el aire que me relaja,
me da un montón de bondad ver las velas ardiendo,
tan suave al temperamento… ¿Por qué? No lo sé.

A menos que permanecer sentado sintiendo aquello sea una especie de oración,
mi corazón sólo se siente lleno de paz…
Oh, a Dios no le preocupan tipos como yo, no estoy en su línea,
pero cuando veo la Cruz me santiguo.

traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *