Maduro, 2025

Sólido, inconmovible, firme en su visión bolivariana del mundo, el presidente venezolano continúa llevando las riendas del país cumpliendo con el legado del comandante Chávez, que no pudo eludir como él los intentos de asesinato de la CIA y sus monigotes locales. Los drones no pudieron liquidarlo en el desfile del día de la patria, las bravuconadas de los mercenarios y paramilitares colombianos que planifican a toda hora sorprender sus anillos de seguridad, no han podido todavía doblegar el glorioso gobierno antiimperialista del tan querido como repudiado Nicolás Maduro Moros. Pararse heroicamente ante los gusanos e intelectuales orgánicos del neoliberalismo y la nueva derecha fascista latinoamericana, acicateada por el acceso al poder en Brasil del nefando energúmeno de Bolsonaro, en la continuidad del golpe orquestado por Temer y la oligarquía brasileña a la que pertenece el evangélico presidente milico.
Ahora resulta que para la asunción del cretino de Bolsonaro (más corrupto que una bolsa de mierda), acudió el emisario picapleitos de Trump, Mike Pompeo, un viejo influencer conocedor de la región y astuto conspirador que ha contribuido activamente a instalar gobiernos cipayos y proimperialistas como los de Duque en Colombia, Lenin Moreno en Ecuador, Vizcarra en Perú (a quien le agradece ser factótum del repugnante “Grupo de Lima” dispuesto a agredir la soberanía de la nación venezolana), Abdo Benítez en Paraguay, Piñeyra en Chile, Macri en Argentina, manejando a su antojo el resto de los países insignificantes del continente. Como se puede apreciar, ha sido fogonero de auténticos desastres, que derivarán en crisis políticas y económicas más profundas aún que las que experimentaron todos estos países en los últimos dos años. Cumpliendo un rol de capacitador de una empresa transnacional (el imperio yanqui en sí) Pompeo reunió a todos los nombrados y los arengó para que junten sus fuerzas y sus cabezas para pergeñar el fin de la era madurista.
Contra esto, el presidente venezolano afirmó hoy en su salutación de año nuevo que 2019 será el año de la recuperación económica del país, y que ya hay varios indicios que la inflación viene frenando. Asimismo, vaticinó que luego de asumir la presidencia vendrán tiempos de prosperidad verdadera, de crecimiento y superación de los venezolanos y venezolanas que aman a su patria.
“El abastecimiento de alimentos está asegurado, ya se consigue pan y azúcar fácilmente en los mercados, mucho más barato que en Colombia o Panamá. También hemos recibido toneladas de medicamentos rusos y chinos. Hemos elaborado un prolijo sistema de precios que no se fija en el dólar criminal, sino en el costo real de las cosas, de los bienes y servicios” –exclamó el bigotudo en su alocución.
Escoltado por su simpática mujer, Maduro aseveró que las consultoras y empresas que mienten sobre las cifras económicas en el país tendrán que reconocer los avances alcanzados el año pasado. Aventuró además que Venezuela está por comenzar un ciclo de recuperación económica que mejorará la calidad de vida en todo el país. Poniéndose serio y frunciendo el ceño ante la cámara, prosiguió:
“La criminal guerra económica que nos plantearon Obama y Trump se está descuajeringando. Hemos hecho negocios muy importantes con otras potencias de relieve, e incluso con Cuba y Corea del Norte, por qué no nombrarlos, si son los modelos en los que tenemos que fijar para afianzar el rumbo que nos indicó nuestro máximo prócer. Hasta los europeos se babean cuando le ofrecemos a precio barato nuestro petróleo y nuestra mano de obra bella y pujante”.
Haciendo un balance de su gestión, Maduro consideró que el 2018 fue un año victorioso en lo político. Resaltó los logros en materia de viviendas (se construyeron y entregaron más de un millón) y destacó la meta alcanzada de 100% de cobertura de pensiones para toda la población. Por estos y otros motivos, consideramos pertinente dar inicio a la campaña Maduro 2025, ¡fuerza y resistencia, carajo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *