Los fantasmas

El fantasma de Lenin le dijo al fantasma de Stalin:
“Búscame en la tumba, luego día a día
el rancio anfitrión podrá contemplar nuestra condena.
Compartiremos un ataúd de cristal, ven, costroso camarada, ven,
y soportaremos ad nauseam la mirada pública”.
El espectro de Stalin dijo al espectro de Lenin:
“Has mantenido tu lugar por mucho tiempo.
Las masas deben estar aburridas de mirar tu rostro químico.
Un cambio puede ser una buena idea, y aunque te tengo lástima
me temo que no hay espacio para los dos adentro de la tumba”.

Dijo el fantasma de Lenin al fantasma de Stalin:
“Eres bienvenido a mi trabajo, dejemos que millones de nuestra poderosa fe
contemplen tu noble cabeza.
Así, cuando me vaya demasiado bien a la tierra
(y estaré contento de ir)
tu cadáver pueda llevar nuestras figuras de cera”.

traducción: Hugo Müller

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *