La ley de leyes

Si pudiéramos remontar la Historia y retroceder, digamos,
un siglo y comenzar desde allí,
estoy seguro que encontraríamos cosas igual a hoy:
en todo el alcance cósmico de la creación
ni un vestigio de cambio.

Volvamos cien años atrás, veríamos el mismo tráfago,
Causa y Efecto proclaman sus leyes,
las más verdaderas de las verdaderas,
y el Universo se movería en el ritmo mecánico de la vida.

Sombrío es el control de la Máquina y todo lo que hacemos
ha sido diseñado implacablemente desde que la tierra fue virgen nuevamente:
pavoneamos nuestras partes como fueron escritas, eso es todo lo que somos para ella.

¡Maldigo ese pensamiento!
Dejemos que jueguen a su libre voluntad,
aunque seamos las criaturas mosquitos del día,
los embaucados del Destino…
El mirlo es alegre en mayo, mañana es tiempo de rezar.

traducción: Hugo Müller

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *