El mono y Dios

Mi hijo me planteó una pregunta dificìl que me hizo rascar la cabeza:
“Dios hizo todo el ancho mundo” citó él,
“Eso es correcto, mi muchacho” dije yo.
Mi hijo dijo: “Hizo que las montañas se remonten
y todos los aviones vuelen llanos pero Papá, ¿qué hizo antes de hacer todo eso?”
Yo dije: “La Creación era su negocio, hizo que las estrellas brillaran,
el sol, la luna y todo eso son de su único diseño.
El Cosmos es su pensamiento concreto, el Universo es su coro…”
Mi hijo dijo: “Entiendo, ¿Pero qué hizo Él antes?”

Me rendí, no podía hacer frente a su pregunta inquisitiva,
y debí admitir que tengo escasa esperanza de comprender a Dios.
Incluso, encuentro más acorde a mi mente el mono en el árbol
en cuya cruda forma la Naturaleza definió nuestro destino humano.

Yo pensé: “¿Por qué buscar una deidad en forma visionaria?
Sería mejor si pudiéramos ver el ángel en el mono.
Dejemos que los místicos busquen a un Dios arriba,
más sabio es aquel que profundiza para encontrar
en la bondad y el amor en nosotros a Dios”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *