Visibilidad

Compré fuertes anteojos porque mis ojos ya no brillaban,
¡y he aquí!, surgió en mi visión una vida más allá de mi pensamiento:
un mundo de maravilla y deleite que me trajeron mis mágicos lentes.

Sí, súbitamente saltando en mi visión lo lejos se tornó cercano,
la vida estaba increíblemente brillante,
y vívidamente estaba clara.
Mi corazón estaba elevado con placer,
entonces, entonces me encogí de miedo.
Porque las caras que pensaba que eran divertidas
las ví alineadas con cuidado,
mientras la extraña corrupción y decadencia
me sorprendió en todos lados:
desalentado me quité los anteojos,
no podía soportar semejante verdad.

Y ahora no quiero ver con claridad de visión,
porque mientras haya un cielo habrá un infierno más trágicamente verdadero:
aunque la realidad pueda ser oscura
el amor puro brilla a través de ella.

traducción: Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *