Mis ancestros

De chico iba descalzo a la escuela para ahorrar el salario de un zapatero,
porque aunque la olla de avena estaba llena éramos gente frugal,
cocinábamos nuestros panes, hilábamos nuestra lana y contábamos cada centavo.

Manteníamos nuestra casa libre de suciedad,
y yo fui criado en una choza, l
as manos de mi padre estaban deformadas por el trabajo,
y torcidas con gracia, decía él.
Mi madre hacía hervir el agua alimentando la rueda del fuego.

Mi abuela fumaba una pipa de arcilla y murmuraba sobre su juventud,
los cabellos sobre su mentón eran grises, tenía un solo diente,
lamento decir, porque debería ser sincero, que su balbuceo era sombrío.

Ustedes deberían alardear de sus ancestros, bueno,
aquí me jacto de los míos, porque si hay hospedaje en el paraíso
supongo que ellos estarán en fila:
mi padre con el collie a sus talones en traje escocés,
mi madre con la rueda de fuego giratoria
y mi abuela con su pipa.

traducción: Hugo Müller

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *