Mi vacación

Amo el bullicio alegre de los niños alrededor de la casa,
las criadas ordenando el ajetreo, la charla de mi esposa,
la risa y el canto, la alegría en cada rostro:
con frecuencia la risa suena, ¡oh, el hogar es un lugar feliz!

Sí, el hogar es un pedazo del cielo, lo amo cada día,
mi equipo de once combina para hacerlo divertido,
aún cuando en junio se vayan a Sandport junto al mar,
por derecho debería lamentarlo pero Dios mío, estaré libre.

Me abandonan con besos de despedida, el guardíán de la casa;
el retozo, es verdad, se extraña, soy silencioso como un ratón.
Deslizándome en pantuflas de cuarto en cuarto
tengo la extraña sensación de que el lugar es todo mío.

Parece que anida a mi lado, susurra a mi oído,
sus libros y fotos me saludan, el hogar nunca fue tan querido.
En profunda paz me doy vuelta, no almaceno tiempo
y de los sueños que la fortuna me da hago una rima.

Oh, estoy avergonzado de decir (y pienso que es mezquino de mi parte)
que cuando los chicos se quedan en Sandspot en el mar,
y los evoco claramente divirtiéndose en la espuma,
los amo aún más porque… están tan lejos.

traducción: Hugo Müller

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *