Priscilla

Jerry MacMullen, el millonario,

conduciendo un coche rojo afuera,

¿cómo ganó su Cruz de Guerra?

Bendigo a todo aquel viejo material:

bestia de una noche en el camino a Verdún,

Jerry se atascó con una carga lamentable,

estancado en el barro donde brillaban las luces rojas,
en una dura perspectiva diabólica.

“Pequeña Priscilla” le decía a su auto,

el mejor de nuestra serie golpeada por lejos,

franjeado por varias cicatrices de balas,

y aún andando tan dulce y auténtico.

Jerry la amaba, conocía sus trucos,

juró: “Ella es la mejor de las mejores seis,

y si alguna vez me veo en un aprieto de una reparación,

Priscilla me llevará adelante”.

“Luce un poco descompuesta ahora” dice él;

“colgada como si el mismo diablo pudiese verla.

Priscilla, está en ti y en mí mostrarles lo que podemos hacer”.

Parecía como si Priscilla hubiese tomado la palabra,

se levantó con un salto como un caballo dopado,

encendido con la alegría de un pájaro hogareño,
veloz como el viento que ella voló.

Desde la noche les dispararon con conchas,

una estacada a la izquierda, una llave inglesa a la derecha,

manos encarnizadas y dientes fuertemente apretados,
ojos que deslumbran a través de la oscuridad.

“Priscilla, este día me haces orgulloso,

el hospital está sólo a una legua,

y cariño, estoy aguantando para batir el heno,

tan apurada, vieja muchacha… ¡pero presta atención!”

Un repentino, pavoroso, áspero aullido de una concha,

otro… otro… “¡Me hubiese matado si los alemanes

no estuviesen ametrallando el camino por delante

para que el convoy no pudiera pasar!”

Un bombardeo de mierda, y nosotros solos,

cuatro acometidas, ¿los oyes lamentándose?
La vieja furia se mezcla con la sangre y los huesos…

Priscilla, ¿qué debemos hacer?”

Nuevamente parece que Priscilla escucha.
con una acometida y un rugido despeja su camino,

se dirige derecho al infierno de llamas,

lleno en su corazón de cólera.

¡Furia de muerte y polvo y estruendo!
¡Destrucción y horror! Ella está adentro,

está casi terminada, ella vencerá, ¡sí, vencerá!
¡Uf!, ¡Abollada! Justo en el camino.

La pequeña Priscilla patina y se frena,
Jerry MacMullen se balancea y descansa,

marca en su mapa el accidente que tuvo,
grita desde el auto: “¡Mi Dios!”
Uno de los heridos lo escucha decir

justo en el momento en que se desmaya:

“Reconoce que éste no es mi día de suerte, Priscilla, depende de ti”.

El sargento golpea la puerta del doctor;
“Auto en la pista con cuatro acostados,

conductor muerto en el asfalto, al borde de la acera,

extraño cómo se dio el accidente aquí”.
“No” dice el doctor, “este tipo está vivo,

pero dígame, ¿cómo se concibe a un hombre

manejando un auto con ambos brazos rotos?

¡Rayo de Dios, es extraño!”

El mismo pequeño herido hace un rollo y dice:

“Cuando vi el carrete de nuestro conductor,

una forma extraña saltó a la rueda de conducción

y nos aceleró a través de la noche”,
pero Jerry dice en su tono arrastrando las palabras:

“¡Ratas! Por qué, Priscilla, vino por sus propios medios.
Bendita ella, lo hizo sola, sola…”
colgada si sé quién tiene razón.

traducción de Hugo Müller

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *