Los macarrones

Los italianos son gente pacífica,

o al menos hay que dejar que ellos se lo crean.

Siempre fracasan en las guerras,

o como ellos mismos lo dicen:

“Somos alérgicos a las armas letales y militarmente poderosos:

amamos nuestros hogares y a los pequeños,

y maldecimos cuando tenemos que combatir”.

Pero los teutones son una raza guerrera

que busca que suene la espada,

y reclaman un lugar en el sol, aún al precio de una batalla.

El prestigio de un uniforme es sagrado en su visión,

consideran que nacen como soldados y que el poder está bien

Y así amo a los italianos

a pesar de que sus poderes bélicos son pequeños,

mi corazón se inclina con simpatía

hacia los comedores de spaghetti.

Y si me dieran una oportunidad

sin dudas sé que preferiría mil veces ser Dago que Kraut.

 

traducción: HM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *