El pequeño piou piou

(El francés “Tommy”).

Oh, algunos de nosotros recostados en el castillo,

y algunos escabullidos en el barrio pobre,

pero ahora estamos aquí con una canción y un brindis

para servir como un signo del tambor.

Nos pusieron en pantalones escarlata

en grandes y húmedas capas azules,

en botas que son chatas, una caja de sombrero

y nos llaman el pequeño piou piou.

Piou piou.
El reídor y bebedor piou-piou,
el cantante y bailarín piou-piou;
y con un traqueteo marchamos a la batalla,

el cansado pero animado piou-piou.

Aún otra pequeña copa de vino,

para nosotros marchar,

todavía una pequeña copa de vino

para meternos en el tren.

Nos conducen de cabeza a la matanza,

no tenemos más que una oportunidad,

el tema se ve feo pero estamos espantosamente agradecidos

de batallar y morir por Francia.

Porque algunos deben ser asesinados, eso es cierto,

hay sólo una obligación que cumplir,

así que saltamos a la refriega del modo glorioso

que ellos esperan del pequeño piou-piou.

¡Adelante!

El modo en que el galante piou-piou,
el apuesto y aplastante piou-piou
el modo sombrío y sangriento que nos conduce a la gloria

es el modo del pequeño piou-piou.

Adelante, soldados de la Patria,

el día de gloria ha arribado.

Hoy apenas nos reconocerías,

somos veteranos de guerra

tan sombríos y duros, tan callosos y marcados,

tan de mala muerte, tan divertidos como podemos ser.

Terminamos con pantalones escarlata,

nos dan pantalones azules,

con un casco en vez de una capa en nuestra cabeza,

pero aún somos el pequeño piou-piou.

¡Nosotros, la voluntad!

El bromista, incansable piou-piou
el animoso, intrépido piou-piou,
el que mantiene el nivel de la cabeza y lucha como el demonio,

el moribundo, desafiante piou-piou.

¡A la bayoneta! ¡Hasta la muerte!
¡Cornetas, suena la carga!

 

traducción de Hugo Müller

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *