El mundo está muy bien

Sé honesto, amable, simple, verdadero,

busca el bien en todo, desdeña pero sólo en apariencia,

cualquier pena que venga hacia ti,

¡cree en la beneficencia de la Vida!

El mundo está muy bien, me siento sereno

y dejo de confundirme por él.
Hay demasiado de esta poderosa extrañeza, sin duda,

pero la Naturaleza sabe de qué se trata,

y en un millón de años

sabremos más de lo que sabemos hoy.
La vieja Evolución bajo el camino,

¡qué sorpresa! El mundo está muy bien, digo.

¿Las cosas podrían ser de otra manera?
Todo en su lugar, desde el átomo a la estrella.

El cardo que revolotea y vuela

no podría derivar a un ancho de pelo de otro modo.

Lo que es, debe ser, con rítmicas leyes

toda la Naturaleza repica, Efecto y Causa.

El grano de arena y el sol obedecen,

¡qué sorpresa!, el mundo está muy bien, digo.
Sólo intento alcanzar el contacto cósmico,

el sentido que a ti no te importa tanto.

Hay un millón de estrellas en el cielo,

un millón de planetas se sumergen y mueren,

un millón de hombres están acelerados,

un millón esperan adelante.

Cada uno cumple su parte y tiene su día,

¡qué alegría!, el mundo está muy bien, digo.

Trata de tener la visión química:

un millón de vidas te hicieron.
En un millón de vidas serás inmortal bajo la Eternidad,

inmortal en esta vida para vagar,

sin jamás morir y cambiando siempre.

Siempre fuiste y serás, sí,

¡qué alegría!, el mundo está muy bien, digo.

¡Sé agradecido!, y no vayas a tientas,

ciegamente por la verdad que está más allá de tu alcance:

un plan soberbio le da forma a todo el divertidísimo carnaval de la Vida.

Tu día es uno pequeño,

un mosquito que vive de sol a sol,
aún mosquito tienes tus partes que cumplir,

¡qué alegría!, el mundo está muy bien, digo.
Y aunque esté escrito desde el inicio,

sólo actúa lo mejor que puedas tu pequeña parte.
sólo sé tan feliz como puedas,

y sirve a tu raza, y muere como un hombre.

Sólo vive el bien que está en ti,

y no busques recompensa de los cielos,

sólo haz tu Cielo aquí, hoy,

¡qué alegría!, el mundo está muy bien, digo.
¡Recuerda! En el movimiento de la Creación

la Raza y no el hombre es la cosa.

Hay batalla, asesinato, muerte súbita y pestilencia,

con aliento envenenado.

Pero rápidamente son olvidadas esas aflicciones,

adentro, en la corriente que fluye del Ser.

Verdad, Belleza, Amor mantienen su influencia,

¡qué alegría!, el mundo está muy bien, digo.

El mundo está muy bien, sereno me siento

y me alegro de ser parte de él,
y pongo mi confianza en el plan de la Naturaleza,

y trato de ayudarla todo lo que puedo,

contento de pasar, si en mi lugar

he servido al levantamiento de la Raza.

¡Verdad, belleza, amor! ¡Oh, Día Radiante!
¡qué alegría!, el mundo está muy bien, digo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *