Fase militar del gobierno de Macri

Recién inaugurada por decretazo cretino, el presidente argentino dio vía libre a los militares para que secuestren, torturen y maten a sus enemigos,los kerneristas (como los denomina la fanática lider de la alianza Cambiemos, corresponsable del desquicio y la ruina absoluta del país que está ocasionando la gestión del oligarca, delincuente de cuello blanco, devenido en presidente de Boca primero, Jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires -donde tiene como antecedente haber dejado una pasmosa deuda multimillonaria que aniquiló los erarios de la cosmopolita capital-, y de la Argentina después).

Macri es uno de los machirulos más obsesionados por el problema de la inseguridad, por la presencia de motochorros y negros peronistas que “le cagan la vida a la gente” (dicho en las propias palabras del presidente, que cuando quiere hacerse entender apela a los recursos más vulgares y procaces, dominando por completo la jerga del imbécil perfecto). Por ese motivo en las conferencias de prensa, y aún cuando debe enfrentar micrófonos improvisados, siempre tiene un audífono para que alguien de su séquito o un tercerizado de Durán Barba le dicte las respuestas o le “cante la posta”, evitándole el recurso de “te la debo”, tan canchero y propio del estanciero mafioso que vive blindado por cuerpos de seguridad equipados por el Mosad y la CIA.

Ignorando que la causa principal de la delincuencia es la fabricación de millones de pobres en tiempo récord, retroceder el país al siglo XIX, con un proyecto agroexportador para hacendados colegas y plutócratas,un retorno al esclavismo mezclado con negocios mafiosos especializados en la fuga de divisas y el saqueo de tesoros públicos. De manera obscena, como le gusta gobernar a Trump, con la liviandad de un Nerón o un Calígula aggiornado, al límite de la inimputabilidad (por años de comprar y/o extorsionar a los jueces, utilizando sus millones o sus matones, por no decir sus sicarios o mercenarios, o bien por lindar sus pensamientos con lo más bajo en que puede caer moralmente un alma humana, y lo más pobre desde una perspectiva intelectual). Inimputables por millonarios conocedores de paraísos fiscales y de intervenciones quirúrgicas para agrandar penes o espiar ciudadanos.

La era militar se puso en marcha pero aún no comenzó: no se sabe si las fuerzas armadas obedecerán a un jefe tan cínico e incompetente, tan hipócrata y paladín de la entrega del país a bases yanquis y ejércitos privados asesorados por israelíes. Están cómodos y tranquilos en su holgazanería. Les molesta que haya asumido un gobierno con impronta fascistoide cipaya. Expectantes de lo que acontezca en Brasil, saben que pueden solicitar ahora privilegios reservados sólo al círculo íntimo del presidente argentino. Si los quiere persiguiendo kerneristas por las calles, si pretende que renieguen de todo populismo y que directamente se involucren en tareas sucias de encubrimiento de sus desaguisados, no logrará su propósito, pues muchos tenientes, coroneles y generales están hartos de sus gansadas y de su extremada estupidez. Por otro lado, ya hay varias iniciativas y movimientos que promueven el juicio político a Macri (por éste y 1.000 motivos más), y acciones interpuestas en el Poder Judicial para impedir la real implementación de su descontextualizado y absurdo decreto. La represión y los muertos del macrismo ya comenzaron: el hambre y la desocupación generados por sus políticas son sus principales asesinos. En el terreno militar siempre sale perdiendo el pueblo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *