Rima-Smith

Oh, he nacido como un bebé lírico

(esta última palabra es una carga,

es sólo rima, como astrolabio,

cuyo significado ignoro).
Desde la cuna balbuceé números,

hacía jingles incluso en mis sueños.

Mama decía: “Será un bardo, lo sé”.
Papá decía: “Esperemos que lo supere”.

¡Compañeros! Nunca lo hice,

y así era un soñador y un zángano,

que perseveró en la necesidad y el dolor

de su miseria para versificar.

Sí, estaba condenado a ser un fracaso

(las rimas del viejo Browning que perduran con “pálido encanto”):

e incluso muriéndome de hambre en el canal,

debía pronunciar mis macarrones.

Luego, en un libro pobre y barato que empollé,

y a las fauces públicas arrojé

mi amargo Canto de los Condenados,

mis líricas de los Perdidos.

“Deja que el crítico flaquee y se burle

de mis cancionetas abajo y afuera”,

“Ahí, ahora” dije yo, “estoy hecho con el verso, mi amor,

mi debilidad y mi maldición”.

¡Luego sí! (como me gustaría creer,

antes de coronarse, los destinos deberían avergonzarnos)
Fui a dormir una tarde amarga

y me desperté para descubrir que era famoso…

y entonces las secuelas risueñas eran

una ciudad alegre en la Riviera,

una cuenta de banco, una limusina,

una vida moldeada dulce y divina.
Oh, sí, mi vuelo lírico es frívolo,

mi musa es mucho más pequeña que poderosa:

pero la poesía ha sido mi amiga,

y rimar me ha salvado al final.

 

Robert William Service, traducido por HM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *