Habitación 5: el concierto del cantante

Soy uno de estos chaparros azarosos

que se sientan a beber en cafés,
un gusto impropio, quizás, aunque aún placentero,

para mi pensamiento.

Pero oh, odio pelear y la discordia,

soy triste, débilmente humano,

y creo que lo mejor de la vida

es vino, canción y mujer.
Ahora, está aquel joven a mi derecha

que se cree un poeta,

y así trabaja de la mañana a la noche,

y en vano espera mostrarlo,

y ahí aquel mal pintor a mi izquierda,

encogiéndose dentro de su cuarto,
parece alguien a quien han despojado la esperanza,

vive en el aire, estoy pensando.

Pero yo, amo las cosas que son,

mi corazón siempre está contento,

río y entono mi vieja guitarra:

¡Canto! Y balada.
Oh, dejen que trabajen sus vidas

para dorar una era vulgar
pero seré alegre cuando aún deba serlo:

canto tira-lira-lira.

Estoy seguro que conoces bien aquella imagen,

un monje, todo lo demás no importa,

dentro de una celda desnuda y sombría

leyendo un rancio volumen,

mientras por la ventana puedes ver

en un claro de sol fascinante,

con capa y campanas detrás de un árbol,

un bufón bailando, bailando.
¿Cuál es el loco y cuál el sabio?
No lo puedo descubrir,

pero deberías mirar en la página de aprendizaje

y yo seré amante de la risa.

Porque ésta, nuestra vida, no es demasiado larga,

y los corazones fueron hechos para la alegría,

deja que la virtud descanse en regocijo y canción,

la tristeza es el único pecado.

Así que dejame pescar un aire feliz,

venga lo que venga mañana,
no seré un guardián del cuidado

ni un sostenedor de lástima.

Deja que aquellos se complazcan en la contienda,

la verdadera filosofía de vida es reírse, amar, beber.
Y ahí está aquella bruja extraña y espantosa

que camina con la cabeza inclinada, con labios murmurantes,

con manos espasmódicas y pies que se arrastran,

y faldas hechas jirones que barren la cuneta.

Con mirada fija y cabello canoso,

escucho su farfulleo, aturdida con droga:

a menudo me pregunto cuál es su historia.

 

Robert William Service, traducción: Hugo Müller

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *