Sólo quedate callado y nadie se dará cuenta

Hay una cosa que debería ser enseñada en todas las escuelas, y es que a la gente se le debería enseñar a no estar siempre dando vueltas dando disculpas.

No digo el tipo de disculpas que la gente da cuando te atropellan o te piden prestados cinco dólares o se paran sobre tu pie, porque creo que es un tipo de disculpas dulce; no, objeto sólo a un tipo de apología, que se da cuando la gente pasa su tiempo y el tuyo disculpándose por todo lo que poseen. Vas a su casa para una cena, y se disculpan porque las anchovetas no son caviar o la perdiz es ternera; se disculpan privadamente por la crudeza de los otros invitados, y se disculpan públicamente por el mantenimiento del hogar de la esposa o las bromas de su marido; si te dan un libro de Dickens se disculpan porque no es de Scott, y si te llevan al teatro, se disculpan por la actuación y el diálogo y el guión; contienen más leche de amabilidad humana que el recipiente diario de mayor capacidad, pero si eres de fuera de la ciudad se disculpan por todo lo local y si eres extranjero se disculpan por todo lo estadounidense.
Temo a estos apologistas aún mientras los estoy representando, me estremezco mientras pienso en las horas que se deberían pasar en contradecirlos, porque serás muy rudo si los dejas emerger victoriosos de un argumento, y cuando dicen algo de ellos es espantoso, es tu deber convencerlos amablemente que es magnífico y glorioso, y lo que particularmente me aburre de ellos es la mitad del tiempo que pasas amablemente contradiciéndolos cuando rudamente concuerdas con ellos, así que pienso que hay una regla que cada huésped debería guardar con el peine y la lima de uñas y bicarbonato y espíritus aromáticos en un armario cómodo, que es no desperdiciar el desenlace contándoles a los invitados que todo es terrible, sino dejarlos experimentar la emoción de descubrirlo por sí mismos.

 

Ogden Nash, traducción de HM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *