Presidenta de Mauricio se niega a renunciar por un acto de corrupción

Por Máximo Redondo

Al lector confundido y medio mareado le advertimos que esta noticia no trata de la presidencia de Mauricio Macri, ni de sus infinitos actos de corrupción. Esos son temas domésticos que por ahora están congelados, como la escandalosa causa de la estafa y el robo perpetrado por sus maniobras en el Correo Argentino. Mauricio nunca dará cuenta de ello, tendrá jueces y comunicadores que lo salvarán y lo redimirán como el gran presidente de Boca Juniors que fue. Acá estamos hablando de otra Mauricio, una paradisíaca isla que se ha constituido en república en 1992, saliendo del yugo del Commonwealth. Y lo bien que hizo, porque pasó de ser un mercado de esclavos a erigirse como una nación digna.

Este paraíso tropical llamado Mauricio tiene 1 millón y medio de habitantes que se acomodan en los 2.000 km2 de su extensión y en 20 islas linderas plagadas de emprendimientos turísticos, lo que la convierte en el país más densamente poblado del continente africano. Aquí vacacionan millonarios de todo el mundo, terratenientes y empresarios con cuentas en paraísos fiscales, quienes le han dado una gran pujanza a la industria financiera y azucarera, siendo el dulce químico su principal commodity, junto a sus templos indoafricanos, cascadas gloriosas y tremendas formaciones montañosas que .  revelan el origen volcánico de la isla.

Mauricio también ofrece una naturaleza intacta, las tribus y comunidades indígenas conviven sabiamente en su paisaje alucinante. Mark Twain visitó la isla en 1896, quedando impactado por su belleza. Allí descansó dos semanas en su expedición trotamundos que lo llevó a dar conferencias humorísticas en lugares insólitos. Para él Mauricio era el mismísimo Edén, y allí representó su obra sobre Adán y Eva en la Tierra, disfrutando semidesnudo el alegre calor y el ron excelso de los productores de la isla.

Resultado de imagen para port louis mauricio

De todos modos, lo que más sorprende es que Mauricio, gracias al turismo (más bien turrismo neoliberal globalizador) se ha posicionado como el país en vías de desarrollo más avanzado del planeta. Aquí la esperanza de vida es superior a la de Argentina, cuenta con un sistema sanitario e infraestructuras impresionantes, superiores a los de cualquier país del continente. Su sociedad es igualitaria y hay enfermedades que casi no se conocen. Sí, Mauricio anda, tiene una tasa de crecimiento armónica con la calidad de vida de la población, mauricios y mauricias empleados por el aparato estatal, el turismo o la industria de la caña.

Pues bien, en este país bendito de bellezas impactantes, su excelencia, la presidenta Ameenah Gurib-Fakim utilizó una tarjeta de crédito de una ONG yanqui para realizar compras personales por más de 30.000 dólares, una fruslería que irritó a la oposición, que solicitó un impeachment “a la brasileña” para sacarla del puesto. Pero Gurib-Fakim, la única mujer a cargo de una presidencia en Africa, se defiende y aduce que no obtuvo ningún beneficio del “tarjeteo”, y que ya le ha transferido los fondos a la ONG en cuestión. Aseguró que todo fue una equivocación inaudita (ella tenía una tarjeta de la ONG porque había trabajado allí, y se confundió al momento de hurgar en su tarjetera.

El primer ministro Pravind Jugnauth declaró que no le cree, que el interés del país debe anteponerse a cualquier capricho presidencial, y que Gurib-Fakim tiene un pasado de cuentas oscuras y negociados obscenos. Ideológicamente, Gurib-Fakim es una feminista moderada que busca darle a Mauricio un rostro de mayor seriedad ante la comunidad internacional, que no la consideren, como siempre, “el último orejón del tarro”. En cambio, Jugnauth es un machista que busca recomponer los ritos ancestrales de los mauricios primitivos.

El escándalo financiero de la presidenta ocurrió apenas una hora antes de las celebraciones por el 50 aniversario de la independencia de este diminuto país, boicoteadas por la oposición hasta que se haga efectiva la renuncia de la mandataria, una graduada de Química de 59 años cuyo cargo es ceremonial, siendo Pravind el que maneja las riendas de la economía. El milagro de Mauricio sobrevivirá a este desliz, aunque aún no puede desprenderse de espantosos legados coloniales. Aún en este país existe una desigualdad pavorosa en la distribución de la tierra a la riqueza, teniendo una alta vulnerabilidad a la las políticas bélicas de Estados Unidos. No es un detalle menor que el imperio mantenga la ocupación de una de las islas de Mauricio, Diego García, como base naval sin compensación. No se quedó atrás el Reino Unido, que conservó y sustrajo al Mauricio independiente la isla de Chagos, expulsando a todos su habitantes para armar allí un campo de entrenamiento para combatir yihadistas, con el apoyo militar, financiero, estratégico y moral de sus amigos yanquis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *