Policía de la Ciudad asesina

(Fuente: Tiempo Argentino)

La Policía de la Ciudad de Buenos Aires, en su primer año de trabajo, asesinó a 24 personas –la mayoría jóvenes de barrios periféricos y empobrecidos- en casos típicos de gatillo fácil, alcanzando el récord nacional de dos “villeros” por mes, y por ello la felicitación del presidente Macri y la ministro Bullrich. El dato lo proporcionó un estudio de CORREPI (Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional) y revela el plan siniestro de represión y crímenes con el que el gobierno de Cambiemos pretende resolver la crisis social argentina que ha desencadenado desde su asunción al poder. Para dar cuenta de que se trata de “un cambio de política pública”, la Policía Metropolitana (su antecesora) apenas había matado a 20 “pibes chorros” en sus ocho años de existencia..

Lanzada con bombos y platillos el 1 de enero de 2007, esta fusión de la Metropolitana con la Federal quedó conformada con 27.000 efectivos para un territorio que tiene menos de 3 millones de habitantes, es decir, un policía cada 107 personas, casi el triple de los 300 policías cada 100 mil habitantes que recomienda la ONU (dejando afuera a los gendarmes y prefectos que también “custodian” la Ciudad).

María del Carmen Verdú, titular de la Correpi, explica con absoluta claridad: “Cuando se recurre a la militarización masiva de los barrios, como ha hecho el gobierno de Cambiemos desde el minuto cero de su gestión, y además se ordena a los efectivos de esa fuerza de seguridad que apliquen a fondo las herramientas para detener personas arbitrariamente, que intercepten, que pidan documentos, que revisen mochilas, etc., es decir, que tengan una presencia como ellos llaman ‘proactiva’, que en realidad es una represión mucho más visible y sistemática, se producen dos fenómenos que tienen la misma fuente. Por un lado, más policías en los barrios es más poder de fuego y más casos de gatillo fácil. Por el otro, al crecer también el número de detenciones arbitrarias, se producen también más casos de torturas y, por ende, más casos de torturas seguidas de muerte en las comisarías”.

El estudio también destaca que “Gendarmería y Prefectura, que irrumpieron en el ámbito del gatillo fácil, la tortura y las muertes en movilizaciones y manifestaciones a mediados de los años ’90, y hoy comparten el control territorial con las policías, han visto incrementada durante 2017 su participación, con un protagonismo excluyente a raíz de su participación y responsabilidad directa en los crímenes de Santiago Maldonado y Rafael Nahuel”.

Cinco casos distintos e ilustrativos de la demencia policial

1) El viernes 24 de marzo de 2017, un oficial de la Policía de la Ciudad que cumplía tareas en las Brigadas de Rápida Intervención, asesinó de un tiro en el pecho a un joven de 25 años que, según la reconstrucción de los investigadores, estaba sentado en la vereda sobre el pasaje Timbó, a cinco cuadras de Plaza Flores. Fue “fusilado” desde un Peugeot 307 negro. El agente fue pasado a disponibilidad.

2) El 8 de junio, el policía de la Ciudad Edgar Alberto Braian Yedro Ocampo, de 26 años, que prestaba servicio en la División Operaciones Urbanas de Contención de Actividades Deportivas (DOUCAD), asesinó de un balazo a una vecina en la localidad bonaerense de Glew, partido de Almirante Brown, luego de discutir porque, se presume, el hijo de la víctima había roto a pedradas las luminarias del barrio.

3) El domingo 11 de junio, el cabo de la Policía de la Ciudad Patricio Queirolo mató de un balazo en la cabeza a su expareja y madre de su hija de seis años (y de otra nena de tres), y luego intentó suicidarse, quedando gravemente herido. El hecho tuvo lugar en la localidad bonaerense de Ingeniero Budge, partido de Lomas de Zamora. Queirolo murió luego de pasar varios días internado en grave estado.

4) La noche del sábado 29 de julio de 2017, Brian Bravo, un joven de 24 años con antecedentes y problemas de adicción, fue interceptado por policías de la Ciudad. Quisieron detenerlo a los golpes, lo que derivó en que quedara inconsciente. Los uniformados pensaron que “se estaba haciendo el desmayado” para “zafar” de la situación. Cuando su familia acudió al Hospital Ramos Mejía, Brian ya estaba muerto.

5) Adrián Gustavo Otero tiene una particularidad nefasta: se convirtió en el primer agente de la Policía de la Ciudad en ser juzgado por un caso de gatillo fácil. Está acusado de asesinar a Cristian “Paragüita” Toledo, de 24 años, en la madrugada del sábado 15 de julio pasado, cuando este volvía con dos amigos a su casa de la villa 21-24, y el oficial de la nueva policía porteña descargó ocho disparos con su arma reglamentaria sobre el auto en el que se movilizaban los jóvenes.

El juez de instrucción Osvaldo Rappa acusó a Otero de “homicidio agravado por el uso de arma de fuego y abuso de su condición de integrante de una fuerza de seguridad”, y de “tentativa de homicidio” por lo ocurrido con Carlos Daniel Gavilán, de 24 años, y Jorge Daniel Nadalich, de 25, quienes viajaban en el auto junto a la víctima. “Quedó comprobado que los chicos no estaban armados y que los empezaron a perseguir hasta que mataron a Toledo. Esto nos tiene que alertar sobre cómo las fuerzas de seguridad trabajan en los barrios”, advirtió el padre Lorenzo “Toto” De Vedia, cura de la parroquia Virgen de Caacupé de la villa 21-24, tildado de “kirchnerista”, y por ende potencial preso político, por el equipo de juristas del gobierno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *