Cinismo de JOH y represión desembozada

Por Alvaro Correa

Honduras continúa desangrándose a causa de la soberbia de JOH por aferrarse al poder. Así fue gestando una pelea de “gato panza arriba”, utilizando todo lo que tiene a su disposición para no perder la lucha, reprimiendo y asesinando a mansalva con el aval y el “visto bueno” de los yanquis, tirando manotazos de ahogado en estilo trumpista. El pueblo hondureño sigue combatiendo en las calles en defensa de una victoria que le robaron en las urnas por medio de un escandaloso fraude que ha trascendido las fronteras patrias.

¿Por qué el empecinamiento por continuar en el poder, por qué su postura descarada, de ladrón que roba sin el menor recato? Evidentemente, para garantizarse impunidad y apuntalar su blindaje, para que al abandonar la Casa presidencial no vaya directamente a la cárcel, que sería lo que corresponde (en verdad, merece el degüello o la ejecución sumaria). Todo el séquito de corruptos que lo rodean y adulan también deberían ser sojuzgados con presteza. Su estrategia actual busca desesperadamente distraer el foco de infección principal (el fraude electoral y la relección ilegal) con argucias zonzas, que desde su perverso punto de vista, servirán para aplacar el ánimo de los rebeldes que aún combaten su dictadura. Valiéndose de los medios de comunicación subsidiados que le rinden pleitesía, han lanzado carnadas o distractores a diestra y siniestra (Roca Dalton, 2018):

  1. Un falso diálogo (casi tan falso como el que guió el tratado de paz de Santos con las FARC, o cualquiera de los que se intentan en la heroica Venezuela de Maduro) para sembrar en la mente de los hondureños que ellos anhelan y buscan una solución pacífica y armónica del conflicto.
  2. Los jerarcas de las iglesias cristianas apoyan el escarnio y la JOHda, endulzan los ingenuos corazones de los creyentes hondureños y los incitan a deponer sus derechos. Se sabe que los sacerdotes y pastores bailan al son del dinero y que están más corrompidos que el propio séquito presidencial.
  3. El Congreso está compuesto por idiotas simpatizantes del fraude y la mano dura. Promulgaron una Ley de Ciberseguridad ridícula, arguyendo que Nasralla y Zelaya son el demonio y hacen apología del odio contra sus nobles y santas intenciones.
  4. En estos momentos, anda por aquí una misión exploratoria de la ONU para buscar puntos coincidentes y establecer una base de entendimiento entre la oposición y la dictadura. ¿Puntos coincidentes bajo plomo, muertes, torturas, encarcelados políticos y gases? Particularmente no apostaría ni un centavo por esta misión. ¿Quién le puede creer algo a la ONU o la OEA, con todos los desastres que vienen desencadenando en la región en los últimos años? ¿Quién es el que tiene dos caras como el Rey Momo y el mayor aportante económico con derecho a veto en estas organizaciones? El gobierno de los Estados Unidos, que ha hecho de nuestro país una colonia o un “estado libre asociado” más, ya que además de ser el primer sostén de JOH y del fondo de las cosas en Honduras, nuestra patria le sirve para su principal negocio, el tráfico de cocaína que requieren para abastecer a millones de consumidores que quieren un producto de calidad garantizado por los técnicos de la DEA. ¿De qué estamos hablando? Lo único que buscan este tipo de misiones es estirar el tiempo de la desvergüenza y la perfidia, que JOH siga calentando la silla presidencial y bicicletear el asunto. Hay que recordar que para la visión del gobierno trumpista el triunfo electoral de JOH fue “simplemente maravilloso”. Pero la verdad de todas las cosas habidas y por haber, es que hubo un obsceno y repugnante fraude electoral seguido de una reelección ilegal, que el pueblo continúa dando muertos en las calles, que los policías y militares todos los días compiten por eliminar o aterrorizar a los luchadores sociales y de los derechos humanos más envalentonados.

La dictadura jugó mal sus cartas, no hizo una lectura adecuada e inteligente de lo que estaban provocando, y ahora le tienen miedo a la reacción popular, que tiene dos componentes positivos a su favor (Roca Dalton, 2018): el valor guerrero en sus corazones y la rebeldía insurreccional en su trinchera preferida, las calles, para defender sus derechos, su libertad, su forma de elegir gobernantes y que respeten su decisión.
Roca Dalton, Américo. Honduras: El fondo de las cosas. http://www.hondurastierralibre.com/2018/02/honduras-el-fondo-de-las-cosas.html#more

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *