Un punto considerable (microscópico)

Un punto que podría haber estado bajo mi visión

sólo sobre una hoja tan blanca

como contrapunto de lo que había escrito allí.

Y ociosamente posé mi pluma en el aire

para detenerlo con un período de tinta
cuando algo extraño sobre ello me hizo pensar

que no era una mancha de polvo por el soplo de mi aliento,

pero indudablemente podría haber sido llamado

un punto viviente con inclinaciones.
Se detuvo receloso de mi pluma,

y luego vino corriendo salvajemente de nuevo

a donde mi manuscrito aún no estaba seco;

luego hizo otra pausa y bebió u olió, maldiciendo,

para después volver a volar.
Plenamente lidiaba con una inteligencia.

Parecía también demasiado pequeño para tener espacio para pies,

pero debió dejar una serie de ellos completa
para expresar cuánto se resistía a morir.

Corrió aterrorizado y con astuto deslizamiento.

Falló; podía verlo dudando,

luego en la mitad de la página abierta

se acurrucó desesperado para aceptar

lo que fuera que hubiese concertado con el destino.

No tenía nada de la colectiva compasión por el otro que regula el amor,

con el cual el mundo moderno ha sido barrido.
¡Pero este pobre y microscópico punto ahora!
Desde que advertí que no era nada

supe que mi maldad lo dejaría yacer allí

hasta que creyera que estaba dormido.

Tengo una mente y la reconoceré

cuando me encuentre con ella en cualquier aspecto,

nadie sabe cuán contento estoy de encontrar

en cualquier página el menor despliegue de ella.

 

Robert Frost, traducción de HM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *