La gira criminal de Netanyahu continúa

por Alvaro Correa

Luego de su paso por Argentina, Colombia y México, que le sirvieron de plataforma para desplegar a placer su lobbysmo y sus negocios de venta de armas, “seguridad” e “innovación informática”, el primer ministro israelí recaló en Estados Unidos para participar en la Asamblea General de la ONU, evento que se realiza en la glamourosa New York todos los años para evaluar cómo se agravaron todos los conflictos bélicos y étnicos que hay en el mundo, atestiguar cómo el cambio climático se torna cada vez más severo, constatar que el esclavismo y la explotación humana llegan a niveles alarmantes no sólo en los países subdesarrollados; asegurar los privilegios y prebendas de todos los funcionarios burócratas que participan del cónclave; dar rienda suelta a la hipocresía y el cinismo de los gobernantes intervinientes, explicando cada uno lo bien que están manejando las cosas en sus respectivos países; solidarizarse con las víctimas de las últimas catástrofes naturales; evadir u ocultar temas apremiantes y urgentes como la emergencia sanitaria en Yemen o el exterminio de los rohingyas en Birmania y Bangladesh; corroborar que se están llevando a cabo bloqueos y sanciones económicas estrictas contra las países que se oponen a las resoluciones y recomendaciones del organismo (desde Rusia a Venezuela, pasando por Irán y Corea del Norte); y entre todas estas cuestiones, y otras más absurdas o deprimentes, ofrecer el micrófono a Netanyahu para que cacaree una vez más que Israel hace lo que se le antoja y que hay que prepararse para la guerra contra Irán, recordando una vez más que los judíos son las principales víctimas de la historia, ¡y del presente!

Será la cereza del postre de una gira exitosa y prometedora, en la cual los más sumisos y abyectos simpatizantes de la hegemonía estadounidense-israelí en el continente americano pudieron abrazar al querido “Bibi” y negociar directamente el ingreso de sistemas de seguridad y armas automáticas que servirán para cazar mapuches en Argentina (y a cualquiera que ose mancillar el honor de su presidente); asesinar líderes sociales y terroristas entregados de las FARC en Colombia, y continuar el mecanismo de “desaparecer” estudiantes molestos en México. Esas serán funciones especiales, en general, serán utilizadas para reprimir a la pauperizada población que se opone a las nefastas políticas neoliberales –sobre todo de precarización laboral y neoesclavismo-, que parecen imponerse en casi toda la región.

Las marchas en su contra no hicieron el efecto deseado. Los pueblos parecen dormidos, o aplauden la concertación de semejantes infamias, como la reunión de líderes donde se planea cómo controlar, manipular o exterminar poblaciones, además de concretar negocios millonarios (lavando dinero) y saquear recursos naturales. Vimos muy pocas críticas o cuestionamientos a la gira de Netanyahu, aunque tampoco se lo exhibió o se quiso hacer propaganda con sus gracias. Se sabe que es un arrogante que no tiene filtros al hablar, y que se anima a chuzar a quien se le ponga enfrente, siempre vigilado de cerca por sus guardaespaldas y las fuerzas de élite del Mossad. Entretanto, sus actos y acciones en las que se plasma con claridad la más ruin corrupción y miseria del alma humana, continuarán cuando retorne a la Tierra Prometida, donde volverá a sus juegos de guerra preferidos, contará el dinero ganado en la gira y se burlará de sus detractores, cagándose de risa y feliz de que el mundo atestigue sus crímenes infinitos, recriminándoselos tímidamente mediante resoluciones (de la misma ONU), con las que él, el primer minisro de Israel, se suele limpiar el trasero.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *