Una vez junto al Pacífico

El agua destrozada hizo un ruido brumoso.

grandes olas acechaban detrás de otras que se acercaban,

y pensé en hacerle algo a la orilla que el agua nunca le había hecho antes a la tierra.

Las nubes estaban bajas y terribles en los cielos,

como cierres soplados delante del brillo de los ojos.

No podrías contarlo, y aún se veía como si la orilla fuese afortunada

de ser respaldada por el acantilado,

el acantilado en ser respaldado por el continente,

se veía como si la noche de oscuridad intentara venir,

y no sólo una noche, una era.

Alguien mejor debería prepararse para la cólera.

Debería haber más que agua del océano destrozada

antes que se hable de que Dios ha apagado la luz por última vez.

poema de Robert Frost, traducido por HM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *