El sonido de los árboles

Me pregunto sobre los árboles.

¿Por qué deseamos cargar por siempre con el ruido de aquellos

más que con otro ruido tan cercano a nuestro lugar de residencia?
Los sufrimos durante el día hasta que perdemos toda medida de nuestro paso,

y la fijeza en nuestras diversiones, y adquiere un aire de escucha.

Son los que hablan de irse pero nunca se van;

y aquellas conversaciones no menos que saber,

mientras crecen más viejos y sabios,

que ahora dicen de quedarse.

Mis pies se arrastran por el piso

y mi cabeza se balancea a mi espalda,

a veces cuando veo a los árboles balancearse

desde la ventana o la puerta.

Debería salir hacia algún lugar,

debería tomar la opción imprudente,

algún día cuando estén en voz y lanzándose hasta

atemorizar a las blancas nubes que están sobre ellos.
Debería tener menos para decir pero debería haberme ido.

 

Robert Frost, tradujo HM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *