En los bosques de dura madera

¡Las mismas hojas cayendo una y otra vez!
Se caen de dar sombra arriba para hacer una textura de marrón desvaída

y ajustarse a la tierra como un guante de cuero.

 

Antes que las hojas puedan trepar de nuevo

para llenar los árboles con nueva sombra,

deben descender atravesando las cosas que vienen.

Deben descender a la oscuridad deteriorada.

Deben ser traspasadas por flores y colocarse

debajo de los pies de las flores danzantes.

Como sea que se dé en algún otro mundo

sé que es de este modo en el nuestro.

 

poema de Robert Frost, traducción: HM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *