Discapacitados a merced de Dios en Argentina

(Agencia Maldita Realidad)

El brutal ajuste y la corrupción generalizada del gobierno de Mauricio Macri y su ceocracia ha excedido límites que ni en Grecia la troika alemana se animó a sobrepasar. La seguidilla de desfalcos, transferencia de recursos naturales, bienes del Estado y dinero en todas sus modalidades y opciones desde los sectores empobrecidos a un grupúsculo de ricachones que sólo tienen trayectoria como delincuentes de cuello blanco, no se detiene y ha llegado en esta oportunidad a las personas con discapacidad que cobraban algún tipo de pensión. La noticia es que se han recortado casi 200.000 pensiones a este colectivo social, sin previo aviso ni anestesia, aplicando el rigor del salvajismo neoliberal y el recetario canónico del FMI y el Club de Bildeberg. Total, ya están exterminando a millones de seres humanos con hambrunas, bombardeos y experimentos humanos en Africa y Medio Oriente, y parece que muy próximamente en el Lejano Oriente, y hasta en la mismísima Venezuela se están aprestando para intervenir. ¿Qué es esto entonces del macrismo eliminando el único soporte que tienen los discapacitados en Argentina para subsistir? Nada, la insensibilidad y la abyección de los ajustadores y de quienes los celebran: la totalidad de los grandes medios de comunicación excepto unos pocos periodistas dignos, y de quienes operan para cristalizar en la realidad estas medidas oprobiosas: funcionarios, burócratas y jueces comprados por el dinero PRO. Aberración tras aberración, el gobierno de Mauricio sigue adelante arrasando con todos los derechos que habían adquirido en algún momento los trabajadores argentinos. Entretanto, una inflación galopante y una recesión espantosa se exhiben en todos los comercios y supermercados del país, mientras Macri y sus adláteres hacen sus negociados y explican que todo es culpa de CFK, el gran demonio que pretenden vencer de antemano en las próximas elecciones de medio término habiendo cooptado a todas las alternativas supuestamente opositoras, como Massa, Stolbizer, Randazzo, etc., que en sus campañas tienen como prioridad Nº1 exterminar al enemigo que encarna Cristina, proscribirla, encarcelarla o lo que sea, humillarla, degradarla, lapidarla, más aún que a Milagro Sala, sin una prueba ni argumento sólido de nada, con inventos y operaciones berretas que deberían avergonzar a cualquier persona con un mínimo de sentido común.

Ahora le toca el turno a los discapacitados, les quitan sus magros subsidios mientras ellos fugan dólares a lo pavo e incrementan sus bienes y capital en medidas astronómicas, enriqueciéndose con la caída del consumo de leche, de carne, con todo lo que le falta a los millones de pobres que fabrican día a día, montando en la Argentina un escenario mucho peor que el de 2001, más semejante al de India, Biafra o Etiopía, que al de cualquier de los hermanos del continente. Incluso Brasil, con una dictadura como la de Temer, parece tener más reparos a la hora de recortar, ningunear y aniquilar a los excluidos, que quedan bajo la órbita de los movimientos evangélicos. Aquí, la CGT cerradita la boca, y la iglesia católica aplaudidora, juegan a favor de Massa o Randazzo, que es lo mismo que aceptar, proteger y amparar a Macri.

Para cerrar esta pequeña reseña de lo que está sucediendo en Argentina, desde Maldita Realidad proponemos, en la línea del gobierno, hacer un recorte mayúsculo entre los principales discapacitados que tiene el país, y que cobran suculentos sueldos del estado esquilmado y vaciado por Cambiemos, desde el presidente a todos los infames voceros que trabajan por sostenerlo. Pero el primer discapacitado, auténtico retardado mental, imbécil que condensa en su discurso y acciones todo lo ruin que puede ser un ser humano, es Mauricio Macri, por él habría que comenzar el recorte. ¿Qué es esto de mantener a un delincuente inmundo, que se ha cansado de robarle al estado argentino, con 210.000 pesos por mes por una labor como presidente que no está haciendo otra cosa que arruinar y retroceder al país y el estado de derecho al año 1943? Para nosotros, no tiene ningún sentido, y se debe comenzar por quitarle a este prominente “discapacitado” (que ya ha mostrado suficiente incapacidad) todas sus prebendas, y de ser posible, cuando el pueblo tome conciencia de todo lo que acabamos de revelar en esta humilde nota, ajusticiarlo, con justicia de la buena, y que su cárcel no sea vip.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *