Me gusta mi cuerpo cuando es tuyo

Me gusta mi cuerpo cuando es tu cuerpo. Es una cosa tan nueva.

Los músculos mejor y los nervios más aún.

Me gusta tu cuerpo, me gusta lo que hace,

me gustan sus formas. Me gusta sentir tus vértebras y tus huesos,

y su trémula –y firme- suavidad, que una y otra volveré a besar,

me gusta besar esto y aquello de ti,

me gusta, agitando suavemente la pelusa estremecedora de tu piel eléctrica,

y lo que se derrama sobre la carne de despedida… Y los ojos de amor grandes y perlados,

y decididamente me gusta la palpitación

de tenerte bajo mi cuerpo a tí, tan moderna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *