La señora y el hombre del censo

El hombre del censo,

el día que vino,

quería mi nombre para anotarlo.
Yo dije, Johnson,
Alberta K.
pero él odió escribir

la K de ese modo.

El dijo, ¿para qué es esa K?
Yo dije, K–
y nada más.

El dijo, lo pondré
KÐAÐY.
Si lo haces, mientes.

Mi madre me bautizó Alberta K.
¡dejarás mi nombre de ese modo!

El dijo, señora,
(con un bufido)
sólo una K hace su nombre muy corto.

Yo dije, ¡me importa un pito!
¡déjeme a mí y mi nombre como soy!

Es más, borre ese Señora también–
¡le haré saber que soy una dama para usted!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *