Canción de amor de tragaperras

Podría tomar la noche de Harlem

y envolverte con ella,

tomar las luces de neón y hacer una corona,

tomar los colectivos, taxis, subtes de Lenox Avenue,

y para que el tono de tu canción de amor retumbe

tomar el latido del corazón de Harlem,

tocar el ritmo del tambor,

grabarlo en un disco, dejarlo girar,

y mientras lo escuchamos sonar

bailar contigo hasta que el día–
bailar contigo, mi dulce chica morena de Harlem.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *