último llamado

Todo totalmente escrito a las 2 a.m. Pero sin preocupación por conseguir una mujer o volver a casa en un patrullero. Todo lo que tengo que hacer es ir hasta la habitación, tirarme en la cama y dormir. La buena esposa revisará mi respiración.

Podés terminar seguro pero no podés comenzar seguro. Primero tenés que ganarte tus galones con los dioses. Y aún así no podés permanecer seguro mucho tiempo. Me volveré loco al menos cuatro veces más antes que ganarme mi lápida. Entretanto, me mantendré afuera mientras los dioses sonríen y dicen “Jesucristo, ¿este es el mismo tipo que luchó contra monstruos en callejones oscuros con el mero propósito de entretenerse?”.

Hay algún condenado loco ahí afuera que un día tomará mi lugar. Mientras, vean, hay todavía un poco de cerveza y un universo dado vuelta. Estaré seguro por un tiempo, se irán con la guadaña a otra parte. Ninguno de ustedes puede ser yo, pero al menos traten de no ser como ellos. Por favor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *