portacartas

Un esquizofrénico de Dallas me escribe sobre sus problemas. Escucha voces, se ve enganchado en Beckett. Sus nervios contraídos lo hacen sentarse demasiado tiempo en la sala de espera. Su madre lo apoya y sigue el softball femenino. También ganó recientemente un segundo premio en un concurso de cocina chili. “Tenés que venir a Austin –me escribe-, te encantará Austin”. Archivo su carta con las otras cartas de esquizofrénicos. He estado en Austin.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *