oscuro, y más oscuro

Si logro encontrar una hora de paz por día puedo sobrevivir. Digo una hora a la vieja usanza, sesenta minutos, una hora, por favor, déjenme tenerla ahora, hoy, en este día, en esta noche que se está por terminar. Déjenme tener aquella hora, algo se está cerrando, rápido.

Qué horroroso espectáculo ha sido ser puesto en la Tierra para esto, es irracional, va más allá de toda razón. Una condena ululante. Ha comenzado hace tanto tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *